miércoles, 25 de marzo de 2009

Croquetas de pollo y berenjena.

Siempre que hago croquetas me vienen a la mente las señoras de la serie televisiva "Aquí no hay quien viva", que hacían arte con el reciclaje de las sobras culinarias más típico de España: Las croquetas. En este caso el afortunado modelo que inspiró a las musas fue un pedazo de pollo que sobró después de hacer unas "Croquetowskas" que acabó formando parte de una versión más "cañí" de las mismas:



INGREDIENTES:

Una cebolla.
Media berenjena.
150 g. de harina de trigo.
25 g de mantequilla.
Dos cucharadas de aceite de oliva.
500 ml de leche semidesnatada.
Una pechuga de pollo asado,cocido o a la plancha, generalmente que haya sobrado de otro plato.
Sal, pimienta, y nuez moscada.
1 huevo.
Harina y pan rallado para rebozar.

Previamente procuraremos eliminar el jugo amargo de la berenjena: La cortamos en dados pequeños y la sumergimos en agua salada durante una hora aproximadamente. Cuando la vayamos a usar la escurrimos bien. El agua se habrá teñido ligeramente de verde con las exudaciones del vegetal y al desechar este agua tiraremos por el desagüe el posible regusto amargo de la berenjena.

Una vez hecho esto,en una cacerola se derrite la mantequilla junto a las dos cucharadas de aceite de oliva, y en esta mezcla se pocha la cebolla picada muy fina. Se añade entonces la berenjena en dados, y la dejamos cocinarse a fuego fuerte unos 3 ó 4 minutos.

Añadimos entonces la harina, y la dejamos tostarse ligeramente y absorber los jugos de las verduras. Poco a poco y removiendo sin parar con una cuchara de madera, iremos añadiendo la leche hasta obtener una bechamel espesa.

Añadimos el pollo desmenuzado y después de condimentar al gusto con sal, pimienta, y nuez moscada, cocinamos la mezcla unos 10 minutos sin dejar de remover. Una vez transcurrido ese tiempo (menos tiempo de cocción en la bechamel provocará que las croquetas sepan a harina cruda) vertemos la mezcla en una fuente de fondo amplio y dejamos enfriar.

Una vez fría, la bechamel tendrá una consistencia bastante más sólida que recién hecha, y es entonces cuando podemos modelar las croquetas, rebozarlas en harina, huevo batido y pan rallado, en ese orden.

Se fríen en abundante aceite muy caliente y se sirven enseguida.

2 comentarios:

  1. "Y lo que sobre para los niños pobres... ¡o para hacer croquetas!" XDDD

    ResponderEliminar