jueves, 5 de marzo de 2009

Espirales de canela y pistacho

Unas son de pistacho, y otras de canela, pero la masa es la misma.


INGREDIENTES (para unas 50 unidades)

180 g de mantequilla o margarina.
1 taza y cuarto de azúcar.
Unas gotas de esencia de vainilla.
Dos huevos.
3 tazas de harina aprox.
1 cucharadita de levadura en polvo.
1 cucharada sopera de canela en polvo.
4 cucharadas de azúcar glass.
2 cucharadas de leche.
1/2 taza de pistachos sin cáscara.

Se bate la mantequilla y el azúcar hasta obtener una pasta esponjosa. Entonces se agrega un huevo entero y la yema del otro. Reservamos la clara. Añadimos también la harina y la levadura hasta obtener una masa consistente que se pueda moldear.

Preparamos los rellenos:

Montamos la clara en punto de nieve y le añadimos el azúcar glass. A la mitad le añadimos los pistachos, sin cáscara, sin piel interior en la medida de lo posible, y picados bastante fino. La pasta ha de quedar fluida, que se pueda esparcir fácilmente por la masa de galleta. Si está demasiado espesa, añadiremos leche hasta obtener la consistencia deseada.

A la otra mitad de la clara le añadimos la canela.

Cortamos la masa en dos partes iguales, y las extendemos con la ayuda de un rodillo hasta dejarla de medio centímetro de grosor (como máximo, cuanto más fina más bonita quedará la espiral) y con forma de rectángulo.
Una de ellas la cubrimos con el relleno de pistacho, y la otra con el de canela.
Comenzamos a enrollar la masa sobre sí misma (por el lado más estrecho) hasta conseguir un cilindro firme. Lo envolvemos en papel film como si fuese un caramelo y enrollamos el borde sobrante apretando, hasta conseguir una especie de salchicha sin aire.
Lo dejamos reposar dentro de la nevera hasta que esté firme.
Una vez pasado el tiempo necesario para que la masa se endurezca, lo desenvolvemos y lo cortamos en rodajas de un centímetro aproximadamente. El cuchillo ha de limpiarse cada vez o el corte quedará sucio.
Horneamos sobre bandejas engrasadas o papel de horno unos 10-15 minutos a 180 Cº, intentando que no se doren demasiado. Las dejamos enfriar en la bandeja y pasamos a una rejilla para que se enfríen completamente antes de guardar en un tarro hermético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada