miércoles, 13 de junio de 2012

Galletas de crema de cacao ultrarrápidas

Vistas en El rincón de Bea, muy fáciles, deliciosas y listas en 15 minutos.

 

INGREDIENTES: (para una docena)

1 huevo
100 g. de azúcar.
140 g. de harina.
250 g. de crema de cacao comercial.
Un pellizco de sal. (Opcional, a mí me gustan las galletas con sal).

Tan fácil como: Batir el huevo con el azúcar, añadir la harina, añadir la crema de cacao y la sal, amasar ligeramente, formar bolas y aplastar sobre la bandeja engrasada o cubierta de un papel de hornear.

En horno precalentado a 170º hasta que empiecen a dorarse, dejar templar sobre la bandeja y luego retirar con una espátula a una rejilla hasta que terminen de enfriar y endurecerse.

¡Ideales para hacer con niños!



viernes, 8 de junio de 2012

Ensalada de pimientos asados

Ofrenda veraniega.

 

INGREDIENTES:

Dos pimientos rojos carnosos.
Cebolleta.
 Aceitunas.
Anchoas.
Queso feta o similar.
Aceite de oliva y sal.

 Asar los pimientos lavados pero enteros, en el horno, a temperatura media, durante unos 30/40 minutos. Dejar que se enfríen y retirar el rabo, las semillas del interior, y la piel del exterior, si están bien asados se despegará de la carne sin mayor problema.
Cortar en tiras.
 Distribuir todos los ingredientes en una fuente y aliñar con aceite de oliva y sal.

 ¡Más fácil imposible!

domingo, 3 de junio de 2012

Fabada

 No sé como siendo asturiana de nacimiento, he tardado tanto en subir la receta de la fabada. Aunque es una fabada de andar por casa, no muy historiada, un plato de elaboración muy sencilla y con pocos ingredientes. Lo único fundamental es utilizar materias primas de buena calidad: Fabas grandes y tirando a cuadradas, morcilla de cebolla y un chorizo estilo asturiano, con ahumado natural.


INGREDIENTES: (para 4 personas)
 250 g. de alubias blancas (aprox.) en remojo de 8 a 12 horas.
Un par de patatas.
Un chorizo.
Una morcilla de cebolla.
Una cebolla.
Dos dientes de ajo.
Un sobrecito de azafrán, una hoja de laurel, sal.

 En una olla metemos las alubias que habrán estado en remojo toda la noche, la cebolla picada cuanto más fina mejor, los dos dientes de ajo sin pelar (para distinguirlos mejor de las alubias y poder retirarlos de la olla antes de servir la fabada), el laurel, y una pizca de sal.
Lo cubrimos todo con agua y ponemos a cocer a fuego lento. La cantidad de agua tiene que ser la justa para que cubra los ingredientes pero que no suba más de uno o dos centímetros, para que el almidón de las legumbres pueda espesar un poco la salsa.

 Con un alfiler, pinchamos los embutidos por muchos sitios y los ponemos a hervir en un recipiente aparte, para que suelten la mayoría de la grasa. A los cinco minutos los escurrimos y podemos añadirlos a la olla de la fabada.

 El tiempo de cocción de las fabas varía mucho de un tipo a otro de legumbre. He cocinado fabadas que a la media hora estaban listas. Otras en cambio necesitan más de una hora. Tendremos que ir vigilando y probando de vez en cuando, procurando agitar la olla en vez de remover con cuchara, para que las legumbres no se rompan, y cuando veamos que las habas están casi cocinadas, que se puedan partir con facilidad pero se noten duras al paladar, añadimos las patatas en mitades, y el sobre de azafrán.
Añadiremos agua siempre que sea necesario para que no se queden secas, pero como digo más arriba, nunca en exceso.

 Corregimos de sal,retiramos los dientes de ajo, y si vemos que la salsa está muy aguada, podemos triturar unas cuantas habas hasta hacerlas un puré, y mezclarlas con el resto de la olla (siempre agitando el recipiente, nunca removiendo con el cucharón). Servir con un buen pan.