viernes, 3 de febrero de 2012

Caldo gallego con opción vegetariana.

El caldo por excelencia, una sopa caliente de verduras, legumbres y carnes con un sabor extraño para paladares ajenos. Un regustillo ácido que a todos los gallegos nos recuerda a la aldea, al hogar.



Ese sabor especial que lo distingue de otros potajes tradicionales españoles es el unto, una grasa de cerdo (en concreto la que rodea los intestinos) salada y a veces ahumada, rancia, que se añadía al caldo para darle energía y sustancia. Ahora que nos atacan los coleresteroles y los michelines, deberíamos prescindir de él, pero es que un caldo gallego sin regusto a unto no es un caldo gallego, si no unas berzas cocidas.

INGREDIENTES (Para 4 personas)

Un trocito de unto de un centímetro aproximadamente.
400 g de verdura troceada. Pueden ser berzas, grelos, repollo, o cualquier verdura de la familia Brassica.
4 patatas.
100 gramos de habas blancas redondas.
Un par de chorizos curados y a poder ser ahumados.
También podemos añadirle un trozo de panceta, lacón...

Dejaremos a remojo las alubias desde la noche anterior. Ellas y el unto serán las primeras a poner a cocer al día siguiente (Si hemos elegido la opción de añadir carnes, también tienen que cocerse desde el primer momento). A los 20 minutos de hervor suave retiramos el pellejo del unto y añadimos las verduras cortadas en trozos pequeños, y el chorizo.

Dejamos cocer otros veinte minutos más y añadimos las patatas cortadas en trozos de bocado,a lo pobre (no con cortes limpios, si no dejando que se rompan para obtener bordes irregulares que soltarán más almidón, espesando el caldo).

Cuando estén hechas las patatas estará listo el plato. Si lo dejamos reposar de un día para otro estará más bueno todavía.

OPCIÓN VEGETARIANA: Eliminar el unto y la carne, y sustituir el chorizo por dos de sus principales ingredientes: Ajo y pimentón. Añadiremos al caldo un diente de ajo entero sin pelar (para poder retirarlo antes de servir) y una cucharada de pimentón dulce o picante. Le daremos un gusto especial sin añadirle el embutido.